"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

25/11/06

Solo palabras.




Ha aparecido un duende en mi vida. Sin rostro, sus palabras acariciaron mi alma y con sus diez besos imaginarios ha derribado el frágil muro de mis sentidos. Uno para cada dedo de tu mano me ha dicho, transportándome a su mágico mundo en el cual los limites son claros y los sueños placenteros.

2 comentarios:

  1. Mi cabeza en la almohada, buscando en mi mente,
    tu cuerpo desnudo tu sexo latente
    que dulce tormento, verte y no tenerte,
    obsesión eterna de pasión y muerte.

    Quiero de tu vientre sentir el calor,
    recorrer tu cuerpo besar tus caderas,
    grabar en tus senos, mil noches de amor,
    convertirme en leño, quemarme en tu hoguera.

    Te veo y mil soles se encienden en mi,
    quemando mi cuerpo desde su interior,
    pasión y deseo de sexo y de amor,
    de locura eterna, sonrisa y dolor.

    Quiero tenerte en mi cama
    y encender día a día tu llama
    ser aquel que tu cuerpo reclama
    amaneciendo en tu vientre todas tus mañanas.

    Penetrar en tu ser encendido
    cual espada repleta de sueños
    y vaciar en tu cuerpo desnudo
    la pasión de mi deseo eterno.
    poema de duende

    ResponderEliminar
  2. Que mas que un profundo suspiro puedo dar por respuesta a tus palabras?
    …Y como Wendy con Peter Pan, volar de tu mano al mundo del nunca jamás…
    Espero, pequeño Duende, que te quedes por un tiempo en mi bosque…

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.