"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

27/5/07

Cositas extraviadas en mi viejo cuaderno


Empiezo por el final ya que este es el momento, la realidad que me encuentra. El presente que me toca pleno de contradicciones con el pasado cercano. La vida es como el viento y hoy sabe a brisa fresca de la primavera, perfumada e exquisita. No hay más, ni menos que ayer.

Los pequeños atrasos (que al final fueron grandes pues ya no se de cuando es esto) transforman lo que fue en pura acumulación literaria en un viejo cuaderno. Todo cambia y lo sentido pierde el mismo. Mi hoy trae consigo cansancio, ausencias, saturación y bienestar. Suma de incoherencias, palabras que desde mi prisma actual, van cargadas de un silencioso significado.
Y prueba de esto, mi cuerpo y mi alma cinco minutos después de mi ex, los estados son perecederos. Un encuentro fugaz, traspaso de hijo y cuatro palabras , suficiente para retorcer mi estomago, y contrae mi cuerpo. Con los dientes apretados, consecuencia de la impotencia aquí me quedo..

No es que me sobre tiempo, este me lo invento en los ratitos entre una y otra cosa. Lo que sobran son palabras acumuladas y me pesan! Escribirlas despeja mi alma, ordena pioridades, descubre aquellos sentimientos rezagados y reafirma mis certezas cuando estas pierden sufuerza atrapadas en palabras ajenas.
Hoy ando con las emociones a flor de piel…fruto del cansancio que voy arrastrando. Y no esta mal ser un poco “yo”, desbordando debilidad. Esa que ignoro para no caer en necesidades que de momento son incompatibles con mi realidad.
Protegerse de uno mismo es tarea complicada y mucho mas cuando los corderos mienten para no sufrir y los lobos jegan a la inocencia.
Ah! Y para que me quede claro: a mi ex que le den por saco!!!!!!



Siento una especie de felicidad inactiva. Una sensación de que todo va mal pero que estamos mucho mejor. No quiero repetirme. Todo sigue casi igual, mi madre, mi ex, el trabajo… aunque en esta ocasión me siento tranquila, se por donde desbordo y no me parece tan tremendo. Todos necesitamos una válvula de escape y yo repito lo aprendido. Busco y encuentro placeres Expres, que dejan aroma a vació pero tranquilizan mi cuerpo y engañan mi alma.
Me cuesta definir esa exuberante y débil línea que divide el bien y el mal. Nunca miento pero escondo, evidentemente soy la primera en juzgarme con dureza. Hay fantasías y miserias (rara mezcla) que prefiero guardar “bajo llave”. Si soy tan severa conmigo ¿Qué puedo esperar de los demas?
Puede que esto suene a chino y lo siento. Hay cosas que me cuestan recrear frente al espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.