"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

12/8/07

"Mis gafas nuevas junto a mi buen humor,
yacen bajo las aguas
turbias del
Puerto del Maremagnun..."


Me cachis!!!



3 comentarios:

  1. HOLA
    NO ME HAN PARECIDO EXTRAÑOS TUS COMENTARIOS Y SI ALGUNOS NO HE CONTESTADO ES POR QUE NO ENTRO TODO LOS DIAS AL BLOG

    PERO IGUALMENTE EMPECEMOS DESDE ""0""

    HOLA SOY ONA DE BARCELONA UN SALUDO, ME PARECE MUY INTERESANTE TODO LO QUE ESCRIBES EN TU BLOG

    !!!Haaaaaaa!!!
    PORCIERTO SIENTO LO DE TUS GAFAS LE ESTARAN HACIENDO COMPAÑIA A LOS GUANTES QUE PERDI ESTE INVIERNO TAMBIEN EN EL FONDO DE LAS AGUAS TURBIAS DEL MAREMAGNUN.....JEJEJEJEJE!!!!

    UN BESO

    ResponderEliminar
  2. Ese puerto es peligroso, demasiadas cosas perdidas, demasiadas cosas en sus fondo.

    Siento el buen humor perdido, las gafas se pueden reemplazar, pero el buen humor...

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola hermosa, lo que cuentas en el post anterior es lo mismo que le aconsejé a una amiga de mi hija que estaba totalmente enamorada de ella pero mi hija es heterosexual y no había caso, de esto hace como 15 años, ella no quería confesar su lesbianismo y sufría mucho por ello, hasta se casó como hace la mayoría por el patrón impuesto por la sociedad, luego se separó y al tiempo conoció a mi hija,( también separada y con un hijo de 7 años) sufrió horrores x años tras ese amor no correspondido, hasta alquiló un departamento, lo amuebló con cama de matrimonio y demás, mis amigas y yo veíamos el sufrimiento de esta chica x demás excelente persona, mi hija no ignoraba lo que ocurría, pero es como que no se daba x aludida, entonces como a mi no me gustan las injusticias, le dije que con los sentimientos de las personas no se juega y que si no estaba dispuesta a lo que la otra esperaba de ella, que no siguiera manteniendo la expectativa de esta, luego y haciendo uso de mi psicología logre que la chica se sincerara conmigo confesando su inclinación lesbiana, pues más de una vez tuve que engujar sus lágrimas y presenciar su sufrimiento, cuando lo logré entonces pude hablar con más claridad con ella y le aconsejé que tenia que frecuentar lugares donde se reunían personas de sus mismos gustos, que por cierto no conocía, las primeras veces la acompañó mi hija con el grupo de amigas, hasta que se fue aclimatando, hace años que vive en pareja con otra chica excepcional, Y la amistad con mi hija sigue de todas maneras, pero ya en un estado de sincera amistad; Todo esto te lo quería contar por Gmail, pero te mandé una invitación que quedó pendiente de tu parte x eso no hallo más remedio que contártelo x esta vía, Una hermosa historia de amor. ¿No lo crees?
    Besazos enormes...

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.