"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

19/9/07

Definiendo el color de mis deseos

Mucho escribo sobre esta necesidad que de vez en cuando me invade. Hay días en los cuales, “enamorarme” se transforma en algo esencial pero la gran pregunta es: ¿a quien espero? He vivido amores profundos con mujeres casi toda mi vida, en el 97, una gran crisis y su aparición han cambiado el rumbo de mis deseos.
¿Y ahora que? Complicado resulta ser objetiva en mi elección. Adoro a las mujeres, no a todas, por supuesto! Su forma de amar es mas intensa, con una suavidad imposible de describir y una pasión casi siempre a la medida de las circunstancias. Compañeras, amigas y amantes.
Pero si una vez fue posible ¿Quién puede asegurar que no hay dos sin tres? Esa es la cuestión, no quiero cerrar puertas, no me parece correcto discriminar cuando es justo lo que no nos gusta.
Por ende la cosa esta así… un amor, mujer por elección pero sin ser excluyente. Alguien suave, romántico, apasionado… hábil con las palabras y sin prejuicios a la hora de sentir. Condición indispensable es que tenga la intención de conquistar, sin forzar, el cariño de mi peque y que los celos sean coherentes con mi actualidad, mi tiempo se dividirá en tres… un tercio de mi alma para mi peque, otro para el que la toque y el tercero para fortalecer mi propio yo.
Raza y religión indiferente pero con conciencia de que algunas elecciones son individuales. Con voluntad para crecer, crear y compartir.
En fin! Un ser que me acompañe todo o parte del camino, que derribe mis murallas y esfume mis temores, alguien capas de llegar a mi mente, cuerpo y corazón… y si es una mujer, mucho
mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.