"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

12/12/07

pasado

Ser yo no me resulta fácil… pero aquí estoy, con mis cuarenta y uno tratando de aprender un poco de todo lo que leo, veo, siento y comparto.
Mira Kuki! Me he puesto el sombrero jajaja
A que no me queda
mal?

Impasible dejo pasar la vida y apenas la disfruto, no es justo! Dar es bello, alimenta pero debería volcar mi mirada asia mi y regalarme vida. Siempre me he sentido bondadosa… por quien quiero hasta la luna si la alcanzo pero ¿y yo? Porque siempre me dejo para el final y si no queda bueh! Paciencia…
A los seis la dictadura nos encontró viviendo frente a la casa de un general, mi padre hacia tiempo que había cogido su moto y partido sin rumbo (Sao Pablo, Brasil fue su destino). Mi madre, con sus veintiocho años, dos hijas y su forma particular de ver la vida vendió la casa (que obviamente nadie quería y consiguió dos duros) y las tres subimos a un avión… nos dejo con mi padre, su chica y la hija de la misma pero la vida es cruel y esa mujer maravillosa murio poco después de un tumor en el cerebro… otra vez las maletas, Buzios, pueblo de playa, paraíso en verano, pobreza en invierno… primer parada, cuartito del fondo que la panadera del pueblo nos brindo con cariño… platos de ”arroz con Feijoo”, días difíciles…luego casita comunitaria, otra mama con su niño, también argentina… (aysss Federico, cuantas cosas aprendimos juntos con nuestros siete añitos), luz de vela, agua de pozo y un inmenso contraste, un abismo… el viernes por la noche me convertía en princesa cuando mi padre y su mujer pasaban a buscarnos y nos llevaban a su casa el fin de semana. Mi padre por ese entonces habia abierto una boutique restaurante en Cabo Frio, se llamaba Galápagos y fue el furor de aquellos años… casado con una norteamericana vivían el apogeo. Dios!!! Es increíble recordar y ni siquiera se por que lo hago. Pues la princesa de fin de semana se convertía en cenicienta los domingos por la noche pero antes llenaba su mochila con una que otra lata de comestible… (si si, robaba a mi padre para llevar a la casa de mi madre). Pero en mi ingenuidad era feliz, iba a la escuela a caballo, jugaba y despertaba lentamente… (continuara)

1 comentario:

  1. Te queda de maravillas el sombrero rojo, pero recuerda al quitártelo, también de quitar los malos recuerdos, y si son recurrentes, botalos por otros que te devuelvan una sonrisa; De nada sirve revivir un pasado que no tiene solución, piensa en positivo, piensa en el hoy en adelante, y recuerda que lo mas importante de la vida sos vos.
    ¡Quierete! ¡Valorate!
    Solo amándote mucho, te sera muy fácil encontrar a quien amar.
    Sentí mucha alegría al saber de vos.
    Besos infinitos...

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.