"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

1/1/08

Asi llego.

El treinta y uno de diciembre del 2000, a las doce menos cinco, una humedad persistente indica que por fin, mi retoño había decidido dar el gran paso.
Llevaba esperando tres semanas y cinco días, dicen que las primerizas suelen parir a las treinta y ocho y yo ya iba por la cuarenta y una larga… ante tanta espera y poco festejo, decidimos hacer una fiesta para fin de año… ¡Ahora que se espere! Pensaba yo en mi ingenuidad jajaja… el sinvergüenza tiene carácter y evidentemente si pudiera haber dicho algo, habría dicho: Tu misma!!!!
Ante la señal, no dije nada, no quería que mis aguas aguaran la fiesta, comí una a una cada uva junto a su respectiva campanada… por aquel entonces vivíamos en Ramblas y carrer del Carma, quien ha estado en Barcelona sabrá lo que significa sacar el coche y ni siquiera ellos saben lo que puede significar sacarlo en pleno festejo… resultado, me fui en metro rumbo a la Maternidad, toda una experiencia!
Mi cielo nació dos días después, el muy caprichoso no me lo puso fácil, cuarenta y ocho horas de parto sin anestesia, toda la familia llamando desde Buenos Aires a los pobres médicos para que me hicieran cesaría por mis operaciones de aneurisma (otra historia que contar) y yo en calma, una extraña y dolorosa calma…
Y para que no queden dudas de su talante… lo primero que ha hecho mi sol al salir, fue un pipi en la cara al doctor.
Ay Dios!!! Lo que me espera!

5 comentarios:

  1. O sea que el chavalito ya tiene siete años, no? El mío 6. Ja ja ja. Si no fuera por los hijos...

    ResponderEliminar
  2. Que venha 2008!!! E eu te desejo muita paz, amor, esperança... Amigos muitos à tua volta.
    Bjs amigo

    ResponderEliminar
  3. Que venha 2008!!! E eu te desejo muita paz, amor, esperança... Amigos muitos à tua volta.
    Bjs amigo

    ResponderEliminar
  4. Un recuerdo hermoso para acabar el año. Un felicitación viva en ese cuerpito de 7 años...

    Con cariño

    ResponderEliminar
  5. Leyendo tu post he recordado las palabras de mi madre acerca de mi nacimiento, a mi madre no le dió ni tiempo a celebrar el nuevo año con las doce campanadas, ya que yo nací por sorpresa a las 23.55 del día 31 de diciembre cuando me esperaban para algo más de dos meses después, nací rozando el séptimo mes de gestación. Han pasado 38 años y todos los años antes de tomar las uvas mi madre recuerda con cariño la noche en la que vine al mundo, que tengáis un buen año lleno de felicidad, un saludo.

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.