"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

17/2/08

Mas de mi que de...Lirio II (compartiendo post con mi otro Blog)

Entregaba su cuerpo pero nunca su alma, aquella que se le escapaba a través de los besos, señal que la delataba frágil. Los besos, delicado regalo que guardaba para noches de amor, mezcla de fluidos que la llevaban a un éxtasis que ansiaba pero ya no confesaba. Cuanto extrañaba ese acto de transcurrir lento, sin miedos, sin límites para la entrega.
¿Qué sabrían ellos de la multitud de sentimientos que tras su cuerpo voluptuoso escondía? Ninguno se detenía para hurgar mas alla de la piel… ese era el juego y sus reglas inquebrantables. Su perfección consistía en ser lo que el otro desea ¿para que arruinarlo si ella podía contener el vacío que aquello le dejaba en pos de un instante efímero de placer?
Nadie podía advertir las perlas con sabor a sal que a escondida dejaba fluir por sus mejillas en las noches en calma. Perlas que en la oscuridad desembarcaban en la comisura de sus labios llevándola a recrear el sudor de aquel que rompió el hechizo y la dejo sin armas para combatir sus deseos mas ocultos haciendo de su realidad un eterno caer…
Ella no besaba en la boca… era lo único que guardaba para el, ese que algún día detendría la partida, infringiría las reglas y acariciaría su alma junto a ese cuerpo que hasta entonces en la desesperada búsqueda del no sentir se entrega sin mas a aquellos que sin besos la hacian olvidar su soñar.

3 comentarios:

  1. Quizá, el destinatario de tanto amor no sepa valorarlo...

    Besosos salados

    ResponderEliminar
  2. No Alma, el destinatario de tanto amor ha pasado de el asi que yo hoy paso del amor.
    besitos de Alma a Alma.

    ResponderEliminar
  3. Todo lo que una/uno entrega lo hace por voluntad propia. Si espera recibir algo a cambio se encuentra en la tesitura de que si no lo recibe, nada puede reclamar.
    Es algo difícil de llevar adelante.. pero cuando alguien se entrega, lo hace por su propio placer.
    Ojalá un día llegue aquel al que le entregue su boca..

    Un beso, preciosa!

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.