"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

30/3/08

Atardecer.

Otro domingo con gustito a poco, eso si, bien aprovechado. calzotada popular en el centro cívico de mi pueblo, niños jugando, copita de cava, charla amena y modorra infinita. Sigo con los pequeños cambios en casa, sigo con las reglas del feng shui que como mínimo armonizan mi espacio. Pequeños cambios que se van notando y otros que simplemente suceden sin mas... fumo menos, dejo de lado el msn, ya no espero, sonrío y paso mas tiempo con mi peque. Giros inesperados que me gustan. Del pasado rescato los buenos momentos, no puedo negar que aun lo recuerdo algunas veces, una parte de mi desearía saber como le va la vida, si el resultado de su biopsia es cáncer, si puede con ello, si se siente tranquilo y ha encontrado su felicidad pero todo eso ya no me quita el sueño... aun lo recuerdo pero es solo eso, parte de mi pasado.
Mi nuevo trabaja deja sus rastros, nuevos músculos en movimiento que estaban en letargo y eso se traduce en dolores de espalda, cervicales y cansancio general… al dolor ibuprofeno y al resto tiempo. No es difícil imaginar que mi nueva labor no es lo que una mujer como yo desea o merece pero me repito una y otra vez que el fin justifica los medios y en este caso solo veo la tranquilidad y el tiempo que me ofrece para compartirlo con mi hijo.
Esta semana me espera una nueva batalla, cita con el abogado, elegir entre seguir excusando a mi ex o anteponer el bienestar (según bienestar social) de mi hijo. Difícil decisión. Se que si expongo los hechos con objetividad le limitaran las visitas a un centro y mi pregunta es: merece esto mi peque? Un padre que por no dar el brazo a torcer se perderá en el camino o cada uno tiene que conformarse con el que le ha tocado en gracia y confiar que U. (nuestro hijo), sabrá quedarse con lo bueno que su padre le ofrece entre tanta locura? Supongo que la respuesta se encuentra en este mismo párrafo y a pesar de mi y de mi historia sabré exactamente lo que por su bien haré. Espero no equivocarme y deseo que U. algún día comprenda mis decisiones.
Desde este fin de post que me deja algo triste les mando besos desde mi alma y un buen principio de semana a todos.


8 comentarios:

  1. No, no es difícil la decisión: tú y tu hijo sois lo primero. Sin tristezas. La decisiones no tienen porqué ser tristes, no pienses en quien creas que sufre, sino en quien tengas la certeza que gana en bienestar.

    ResponderEliminar
  2. Pienso como blasfuemia, lo primero tú y tu niño.

    Nadie dijo que vivir es fácil, y a algunas personas se nos pone en ocasiones muy cuesta arriba, pero hay que resistir para poder ganar.

    Animo, tú puedes, te muestras muy lúcida y con sentido común, no lo pierdas.

    besitos

    ResponderEliminar
  3. Preciosa, te siento tranquila y en paz, aunque algo dolorida (te estás ahorrando el gimnasio pero necesitaras un masajista).
    Tranquila, tomes la decisión que tomes, será la acertada. Tienes ese instinto bien despierto y lo que escojas será lo más apropiado para U., para tí y para su padre.
    Yo también te deseo una semana tranquila, sosegada y feliz (con las pequeñas cosas que hacen de la vida un lugar hermoso).

    Un beso grande para tí y otro para U.

    ResponderEliminar
  4. un abrazo guapissima..
    ..haz lo que tu corazón te diga..protegerlo no puede ser nunca equivocarse...
    ..hoy empiezo otro ciclo, por fin se ha ido...estoy en calma...
    mària xxx

    ResponderEliminar
  5. Mucho ánimo. No parece una decisión fácil, pero los hijos tenemos una sorprendente capacidad de adaptación. Nada nos hace tanto daño como a priori puede parecer, ni nada nos libra completamente del sabor agridulce de lo que no pudo ser. Pero es la decisión de su madre, y eso, sea cual sea, nunca es un error.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Difícil decisión, pero estoy de acuerdo con Bienestar, lo primero es tu hijo y sólo tú sabes qué es lo mejor para él. De todas maneras creo que , decidas lo que decidas él lo comprenderá aunque alguna decisión tarde más en aceptarla.

    Él es su padre, pero tú eres su madre y la que ha de cuidar de él.

    Suerte con tu difícil decisión

    saludetes

    ResponderEliminar
  7. Veo que tienes las cosas claras... y eso me gusta. De verdad. Si haces lo que crees que es correcto, ya has obrado bien. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Ese cambio te hace bien a la larga. Estás muy clara, disfrutas el momento aunque añores otros días. Ya todo fluirá con tu fuerza, con esa voluntad férrea por U y por ti porque ambos merecen esos caminos nuevos. Ánimo y mi cariño en la distancia.
    Ausente por trabajo pero ya me he paseado por tus post, entre melancolía y esperanzas.
    Un besote!

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.