"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

17/5/08

Historia de una adicta a Internet.

Una gota de salsa en su pantalla la hizo reaccionar… era pequeña, roja y bajaba muy lentamente… su vida estaba extraviada, hacia tiempo que absolutamente todo pasaba en aquella pequeña habitación y los recuerdos la invadieron despertándola. Todo había comenzado hace ya tres años, con una vida insostenible y la llegada de la dichosa conexión de Internet, ralentizada por la falta de un solo poste de telefónica unos cuatro años, ella comenzó a navegar por el ciber espacio para obviar su realidad. Su día a día se había transformado en un pequeño infierno desde que su marido retomo el alcohol así que después de un año de desconcierto y ya con visibles síntomas de depresión, la llegada de esta ventana al mundo se transformo en su refugio. Al principio, búsquedas infinitas de palabras varias, luego descubrió los chart y se enamoro una y mil veces de las palabras tiernas de caballeros andantes, después el sexo en toda su magnitud, el mírame y no me toques, la lujuria anónima y compartida… poco a poco fue dejando casi todo, no había demasiado de este lado de la pantalla y salvo cumplir con lo necesario y cuidar a su pequeño nada mas la retenía en la cotidiana realidad. Un buen día, el que la había acompañado en diez años de indiscutible felicidad y que ahora se levantaba a las seis, cogia su lata de cerveza, despotricaba frente al telediario proclamando la rebelión y ahí continuaba hasta la hora de comer, coleccionando latas de estrella por decena en nuestra bonita mesita se enfado y le arranco el enchufe… ella grito con todas sus fuerzas y el le dio una bofetada. Ella cogio un sofá cama, su ordenador y su pequeño y se marcho. Remonto de la nada su vida en dos días, consiguió un trabajo y lucho contra el acoso verbal de su compañero día tras día. Nada era fácil pero no tenia opciones… Internet se transformo en su aliado, dejo los amores de barril sin fondo, el vació del sexo sin rostro, las búsquedas inútiles cuando descubrió que escribir era una pasión dormida… se aferro a ello y abrió un blog… transparente y sin pelos en la lengua fue plasmando su rutina sobre el teclado pero por que siempre hay un pero, esto también la consumió… se transformo en una obsesión y hoy también escribiendo, se dio cuenta que salvo lo necesario para subsistir, todo lo demás lo canalizaba a través de este pequeño espacio… otra habitación, aun mas pequeña era su refugio hoy… ya no buscaba efímeros amores ni sexo rápido, ni siquiera chatear pero sentada frente a la pantalla dejaba pasar su vida…
Hoy, el silencio inunda su casa, su peque se fue a la casa de su padre a dormir después de tenerlo pegado a sol y sombra durante mes y medio y aquí estaba, sin buscar, sin encontrar, sin esperar pero comiendo una pasta con salsa frente a ustedes y al levantar la vista vio esa pequeña mancha roja sobre el cristal y se pregunto si realmente esto era vivir…

4 comentarios:

  1. El Lobo Feroz18/5/08 1:30 a. m.

    Tomó una decisión para cambiar una situación que no quería para ella y su peque. Eso es lo que significaba vivir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Lo que tiene que hacer es aclararse, porque las obsesiones no son mas que pequeños líos mentales que nos hacemos, y te lo dice una que es obsesa obsesa...

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Querida, no dejes de contemplar cada acontecimiento de tu vida como algo pasajero, transitorio, perenne... Todo tiene su momento, nada es eterno... por lo que no hay por qué angustiarse.
    Hoy, ésto es lo que hay. Mañana, Dios dirá. Sé partícipe de tu vida en el momento en que decides por donde vas, pero si estás yendo a la deriva, no te angusties... todo pasará cuando menos lo esperes y otro rumbo tomará tu vida.. siempre adelante, nunca para atrás.
    Límpia ese manchurrón, que luego no hay quien lo quite. Jajajajja..
    Muack!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo definiría ciertas situaciones como simple supervivencia. Nada es malo si sirve para permitirnos una válvula de escape que nos haga más llevaderos determinados momentos duros de soportar.

    Internet es un compañero a quien contar cuando no tenemos a nadie. El sarampión lo hemos vivido todos, pero pasa....

    un besito, guapa

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.