"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

13/11/08

Agua y aceite

... o juntos pero no revueltos.
Resulta complicado pero no imposible encontrar el equilibrio cuando dos personas en esencia muy diferentes se sienten atraídas. Puede que en las mismas diferencias resida gran parte de esa atracción que en un principio da impulso a la necesidad de investigar y nos da el tiempo para comprender que el otro no es ni bueno ni malo, solo distinto. Es ahí que uno queda atrapado, cuando sumado a otras motivaciones descubre que ambos se transforman en una fuente de aprendizaje mutua.
La cuestión es que este tipo de relaciones requieren un trabajo extra, la voluntad que nos lleva a no encerrarnos y ceder en algunos aspectos que casi nunca resultan cómodos.
No es fácil pero si gratificante cuando encontramos el equilibrio necesario para apreciarnos tal cual somos sin la habitual necesidad de querer cambiar el otro y es entonces que esa sensación de esfuerzo se transforma en algo fluido por que a veces pesa mas el fin que el medio que tanto nos cuesta.

3 comentarios:

  1. El equilibrio no es fácil, bueno, al principio parece que sí, pero para mantenerlo en el tiempo se necesita magia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena, suena muy bien!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias mi-delirio... por tantas cosas, entre otras por leerme desde hace tanto tiempo... (y por tu cariño, que me mimas siempre)... Aceite y agua... ummm... Qué te parece Campari y zumo de naranja?

    Quiero agradecer tus visitas a “Amanece púrpura”, lectura del primer capítulo de esta novela “en proceso” y comentario… en suma, tus palabras. Vuestra respuesta ha sido realmente espectacular, desmedida, superando en mucho mis expectativas. En apenas nueve días “Amanece púrpura”, su primer capítulo, ha tenido 750 lecturas, 70 comentarios como el tuyo entre los que dejaron sus palabras en la página o en mi e-mail… Recientemente he editado la segunda entrega, que te invito a visitar y leer… Mantengo el acuerdo de “palabras” que planteaba: un nuevo capítulo cada 52 comentarios, por lo menos… Gracias Gracias Gracias… Y ahora me voy a leer tu último texto… El que escribe debe leer, y viceversa… Saludos cómplices… Liberto Brau

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.