"El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él."
Proverbio chino

2/4/09

Sin rencor

No entiendo por que la vida tiene que ser tan puñetera y aunque hasta yo me sorprendo, hoy lo digo sin rencor…
Para comenzar me pase dos años esperando a que mi ex marido se cure y cuando claudico el deja el alcohol. Luego sufro dos decepciones amorosas las cuales hoy a cierta distancia comprendo pero con ello no borro sus marcas.
Me explico: en este aislamiento social, como muchos, busco compañía a través de esta ventana que es Internet y no hablo precisamente de chat dirigidos a una búsqueda sexual si no en ámbitos mas personales como por ejemplo el blog. De estos contactos llegan tres tipos de hombres, los “pon la cam”, los que mantienen una posición clara de amistad y los que a mi me pueden (o podían según mis intentos de cambio de conducta). A los primeros los elimino sin contestar, con los segundos he logrado en algunos casos una amistad profunda y duradera pero cuando me llegan los terceros en cuestión es donde la cosa se complica. Aquellos que por su situación del momento, necesitan todo. Amistad, cariño, levantar un ego maltrecho y por que no, ya que estamos, levantar otras cosas… através de mi ambigüedad resulto perfecta para estos caso ya que cumplo con todos los requisitos. Amiga incondicional, dedicación y tiempo, sensibilidad, comprensión y como no, también mi propia necesidad de contrarrestar tanta soledad. Solo es cuestión de tiempo para que el vínculo sea cada vez mas estrecho y yo termine confundiendo los tantos y me sienta enamorada tal vez solo por mi propia necesidad de amar. Pero claro, una vez cubiertas esas necesidades y con el ego por las nubes como si con mi ayuda hubieran sanado sus alas estos se echan a volar y a pesar de mi felicidad por la de ellos, el vacío es enorme y cada vez me cuesta mas recuperarme…


Hoy no me siento de usar y tirar, me siento orgullosa por el bien que les hice a esas dos personas en cuestión pero también reconozco que no tengo vocación de enfermera así que uno de mis mayores propósitos es no volver a caer en la tentación por que aprender a quererme es también saber decir NO cuando se acerca la misma situación…
Espero que el dicho sea cierto y que estas dos últimas experiencias me sirvan de lección:
“Cuando uno se quema con leche,
al ver una vaca sale corriendo”
A ver si de esta vez logro ser consecuente conmigo misma.
Besos y mas besos desde mi alma que hoy se empeña en intentar aprender en vez de compadecerse de lo vivido.

7 comentarios:

  1. Me ha sucedido muchas veces engancharme con alguien que "necesitaba todo" a veces por culpa (sí, suena tarado, pero es así) otras veces por pensar que los otros importan más que yo y que si me necesitan ahí debo estar no importa el costo ni las concecuencias... me ha costado mucho valorarme de otro modo, me ha costado y me alegra ver en mí los cambios. Ya no estoy dispuesta a sacrificios, si bien estoy comprometidamente cuando es necesario. Ya no me olvido de mí para ayudar al otro. Y como me doy cuenta de que esa era una tampa que yo misma elegía, cada vez menos se acercan esas personas, y cuando llegan me es más natural actuar sin engancharme.
    Sé que tengo que estar atenta, y sigo aprendiendo cada día. Sé que tengo muchas personas valiosas que me aman sin pedir nada a cambio, y eso me da fuerzas. Ya no quiero alguien que me necesite.
    y para llegar a esto, fue necesario sufrir, porque estaba bastante cerradita a aprender.
    por lo que vos contás, tenés claras las situaciones. No me parece mal que estés atenta. pero si ya tenés clara la situación, si ya ves todo desde el principio, me parece que estás "vacunada" a cometer viejos errores, porque creo que nos enganchamos cuando no vemos que estamos repitiendo la misma situación. Bah, me parece que es así.
    Leerte me ha ayudado a repensarme, así que te agradezco.
    Te dejo un abrazo fuerte, y el deseo de que llegue a tu vida mucha gente hermosa, que vibre como vos.

    ResponderEliminar
  2. jajaja... nunca leí nada más sincero, cierto y ejemplificador... Me alegra que te replantees cosas...
    siempre se aprende, o no, no sé... en cuestiones de vida y amores nadie sabe... pero sirve para estar más atentos.
    (hay otros, los que, como yo, ni siquiera se los puede llamar "amigos"... solo lectores a los que les gusta lo que escribimos) digo, qué sé yo...
    un fuete abrazo

    ResponderEliminar
  3. Antes de que te vaya corriendo dónde está la vaca?
    :P

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, guapa.

    ¿Estás soltera? Anda, pues pon la cam...

    jajajajaja

    Es broma. Échale un vistazo a este enlace, a ver qué te parece.

    Lo de los conceptos asociativos es algo preocupante. Por ejemplo, si acabas asociando al sexo opuesto con algo negativo tiendes a la introversión y a pensar, cuando te surge la oportunidad, "Pues de esto paso".

    Te cuento un secreto: yo creo que todo el mundo tiene a la bondad por naturaleza, y que lo contrario es fruto de alguna enfermedad (adicciones, traumas, etc.) Hay que partir del primer punto teniendo en cuenta el segundo.

    Un saludo.

    PD. En serio, ¿vas a poner la cam o no?

    ResponderEliminar
  5. Pues tienes toda la razón. Hay que intentar compartir y no sólo dar. La entrada de hoy me ha encantado. Es muy sincera. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa!
    Sabes? Me encanta leerte porque cuentas con mucha naturalidad realidades que existen y que se repiten.
    Estoy convencida, cada vez más, que la realidad tiene mucho que ver con una misma. Quiero decir, que depende de como tú misma la ves así se reproduce. Y siempre igual.
    Hasta que somos capaces de darnos cuenta y empezar a mirar distinto... y es entonces cuando se produce el milagro (que no lo es en realidad) de la transformación de esa realidad que se desarrollaba una y otra vez de la misma manera... en otra totalmente distinta.. nueva... potente... apetecible...

    Es a partir de creer en mi misma que noto cambios en los demás... es a partir del amor que soy capaz de regalar (sin nada a cambio, si, sin expectativas, sin necesidades, libremente, sin ataduras,...) ese amor que me regalo a mi misma que se transmite a los demás y que vuelve intenso, libre, enriquecedor, independiente, único,...
    No es lo que me enseñaron de pequeña en casa, ni lo que aprendí en el cole, ni lo que se espera de mi (como mujer, como madre, como hija...) pero creo (cada vez lo tengo más claro) que la lección era equivocada... y ahora me siento mucho mejor. Estamos aprendiendo aún... pero vamos por buen camino...
    seguro!
    Un beso lleno de amor!

    ResponderEliminar
  7. La necesidad de dar amor te hace vulnerable. Hay personas que saben explotar esa debilidad y se muestran necesitados de ti, cuando en realidad no es así. Sólo son depredadores de ese amor que tanto tienes y tanto te desborda.

    Está bien que se junten los que dan y los que toman...
    ¡pero cuando entres en una selva afectiva no dejes que se lo lleven todo!
    Guárdate un poco de amor para ti misma. Te hará falta para sobrevivir y encontrar la salida.

    Un abrazo, con cariño.

    ResponderEliminar

Va!!! Déjame uno que he descubierto que los comentarios me encantan.
Gracias por tu visita.